Fútbol Trainer. El Entrenador de Fútbol. | MAPA |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | FORO DE DEBATE | BUZON DE SUGERENCIAS |


Fútbol Trainer. El Entrenador de Fútbol.

fiogf49gjkf0d
Asesoramiento, Formación y Entrenamiento.

Desde Mi Banquillo.
Fútbol Trainer Formación.
Cursos 2014-2015.
Paco Arias. Entrenador Nacional. Editor de Fútbol Trainer
Servicios Deportivos Fútbol Trainer.
Fútbol Trainer Alianzas y Colaboraciones.
Fútbol Trainer Magazine
DESCARGAR CURSO
ENCUESTA

ENCUESTA

¿Crees que hay algún entrenador de primera división que en un momento dado se deje presionar por su presidente para alinear a un determinado jugador?

 SI

 NO

 No estoy seguro

Ver resultados

-
www.futboltrainer.com


Montaje creado Bloggif


"El Entrenador de Fútbol"
 
-
 
"Si tienes una plantilla de 24 jugadores y sólo puedes poner a 11, tienes 13 enemigos. Esos 13 enemigos tienes que multiplicarlos por cuatro: las esposas, los padres y los hijos de los suplentes"

-


-


Artículos, Comentarios y Opiniones sobre el Mundo del fútbol en general y sobre los entrenadores en particular.


-

 

(Autor: Paco Arias. Oviedo. España.

Entrenador Nacional de Fútbol)


2.014


Nota.- Los contenidos de texto de esta sección son originales y la propiedad de los mismos pertenece a su autor. No obstante se pueden publicar en otras webs y blogs de Internet y en otros medios de comunicación sin autorización previa, simplemente Indicando el nombre del autor (Paco Arias) y su dirección de correo electrónico: pacoariasfutbol@hotmail.com Igualmente ha de indicarse la dirección de esta página web: www.futboltrainer.com. Estos contenidos NO PUEDEN ser modificados, es decir, han de publicarse exactamente como figuran en el presente apartado.


-


-

La semana emocional del entrenador.

Si hacemos referencia a las cinco emociones básicas (Felicidad, Ira, Ansiedad, Tristeza y Asco), establecidas por Oatley y Johnson-Laird (1.987), y enlazándolas con el trabajo semanal del entrenador de fútbol, no resulta, para nada extraño, que dichas emociones se manifiesten en la persona del técnico, a lo largo de los siete días que abarca el período previo al partido de competición, comenzando por el lunes, cuando se inicia la primera sesión preparatoria y finalizando el domingo (aunque actualmente, cualquier día de la semana se puede considerar como habitual para jugar partidos, ya que en este tema, son las televisiones las que mandan).

Podemos comenzar esta exposición, y desarrollarla a modo de ejemplo, relatando las siguientes situaciones que se desarrollan a continuación, las cuales, están relacionadas con las diferentes emociones que se indicaban anteriormente.

-

Día 1-Lunes: Felicidad.

La semana comienza bien, se ha ganado el último partido de liga, y obviamente, el estado de ánimo del entrenador es óptimo. La importante victoria conseguida, le hace sentirse feliz y enormemente satisfecho del trabajo realizado por su equipo. El técnico, no obstante, experimenta una euforia contenida, ya que, de sobra sabe, que el próximo partido ya está casi a la vuelta de la esquina, y que los entrenadores (en especial los de fútbol) son muy conscientes de que solo les sirve lo que vale su presente, por lo tanto ayer (la victoria conseguida) ya pasó.

Ahora, es decir el presente, el único objetivo que se tiene pasa por continuar con el plan previsto, haciendo en cada momento, las modificaciones necesarias (también cuando se gana, hay que efectuar correcciones, e incluso, hay que estar más atentos a enmendar los fallos, ya que en ocasiones, el efecto cegador del triunfo tapa algunos errores), para lograr que el equipo alcance el máximo rendimiento posible.

-

Día 2-Miércoles: Ira.

Las condiciones climáticas se presentan desfavorables, y el fútbol es de los deportes, que al jugarse al aire libre está más condicionado por los caprichos del tiempo. Es la gran desventaja que tiene (sobre todo a nivel de entrenamientos) con relación a otros deportes (Voleibol, Baloncesto, Balonmano etc.), que se practican por lo general en cancha cubierta.

Una fuerte nevada ha hecho que el césped se encuentre totalmente impracticable, y todo la programación semanal prevista por el entrenador, se ha ido ha hacer puñetas. Así que, no hay que exprimirse en exceso la imaginación, para formarse una idea del estado emocional del técnico. El hombre, con toda la razón, se encuentra cabreado (el nivel de cabreo, ya es otra cosa, y va en función del personalidad del Míster y de las circunstancia que lo rodean), ya que los acontecimientos presentes, le impiden preparar adecuadamente el próximo partido. 

Sigue nevando y entre otras cosas tampoco el jueves puede disputar el habitual partidillo contra el equipo filial, en el que tenía previsto perfilar la alineación titular para el próximo domingo. El entrenamiento se suspende, y para no perder del todo el día, el equipo trabaja en el gimnasio con el preparador físico, pero nada tiene que ver el trabajo realizado con el que se pretendía llevar a cabo, `por lo tanto, a efectos de preparación específica para el partido no cuenta.

La expresión más ajustada a la realidad, y que se suele realizar en estos casos, viene recogida en muchas ocasiones por la frase: Éramos pocos y parió la abuela (aunque la experiencia nos dice, que hasta el mismo día del partido, las cosas pueden empeorar, por eso no hay que quejarse en exceso, no vaya a ser que le abuela tenga gemelos o incluso trillizos).

Si se utiliza un poco (o un mucho, según las necesidades del momento) el sentido del humor, éste, puede actuar como un bálsamo que suavice determinadas situaciones de enfado que desembocan muchas veces en verdaderos estados de Ira.

-

Día 3-Viernes: Tristeza.

El técnico recibe la desagradable noticia por parte de los Servicios Médicos del Club, sobre la nueva recaída de uno de los jugadores de su plantilla, que al encontrarse lesionado, estaba en pleno proceso de recuperación. Esto le va a obligar a continuar varias semanas más de lo previsto en el dique seco.

El entrenador está triste, se encuentra apenado, sobre todo por el propio futbolista, teniendo en cuenta el enorme esfuerzo que el chico había realizado hasta la fecha para volver a los terrenos de juego lo antes posible.

-

Día 4-Sábado: Asco.

Rueda de Prensa.

Cámaras, micrófonos, luces ….

Las mismas preguntas absurdas de siempre.

La rutina de tener que contestar continuamente lo mismo.

¿Por qué juega Zutano, y por qué no lo hace Fulano?

¿Por qué hace un planteamiento tan defensivo?

¿Por qué que su equipo juega tan al ataque?

La falta de imparcialidad, las puyas, y el entrenador siempre en el centro de la diana.

Y preguntas, y más preguntas, bla, bla, bla ……

Al final, el entrenador asqueado, muchas veces con razón, y alguna ocasión sin ella, ya que no siempre es inocente de las acusaciones que le hacen, y no siempre los que preguntan son los malos de la película, pero sí, la mayoría de las veces, ya que la falta de objetividad con que la prensa juzga a los entrenadores de fútbol (tampoco los de otras disciplinas deportivas se salvan), se manifiesta claramente partido tras partido de cualquier competición que se dispute. Los Técnicos, ya no se salvan de los afilados cuchillos del comunicador de turno, ni en los partidos amistosos. Por eso no es de extrañar, que la falta de rigurosidad con la que unos profesionales (no todos los son, ya que las Titulaciones académicas están para algo y no se puede ser periodista haciendo un curso a distancia, de momento) juzgan a unos auténticos profesionales (unos mejores que otros, pero todos tuvieron que pasar por la Escuela de Entrenadores para conseguir su Título sin excepción, aunque unos lo siguen teniendo más fácil que otros, pero ese otro tema que dejamos para mejor ocasión), produce en la persona que ejerce el cargo de entrenador, un nivel tan alto de hastío, que éste, desemboca en un estado de verdadero Asco ante determinadas situaciones que ha de vivir.

-

Día 5-Domingo: Ansiedad.

La noche antes del partido, el entrenador preocupado y la cabeza dando mil vueltas. Unos días, todo está más claro, pero hay otros, que las dudas aparecen continuamente: alineación, sistema, marcajes, estrategias, charla…. Insomnio, vueltas en la cama, y más vueltas hasta que el sueño por fin vence al sufrido técnico, si es que lo hace, otras veces, la noche se pasa en blanco, con la cabeza transformada en una enorme recipiente de ensalada mixta compuesta por desmarques, cambios de orientación, repliegues, transiciones, pressing, pivotes, puntas, defensas, coberturas, fueras de juego …… Y más nerviosismo, intranquilidad, y al final , todo se traduce en un estado de Ansiedad que devora al técnico hasta la hora que comienza el partido y por fin se sienta en el banquillo, y ahí, la ansiedad desaparece, ahora comienza el sufrimiento……..

Al final, si al día siguiente, la semana comienza como la anterior, es decir, con esa emoción llamada Felicidad, esto quiere decir que el equipo ha ganado de nuevo, así que vuelta a empezar y con la sonrisa en la boca, a partir de ahí….

(Paco Arias. Entrenador Nacional de Fútbol. España).

(Fuente imágenes:http://es.bestgraph.com)



Acceso Directo al Apartado Específico de la Web -CURSOS


 

www.futboltrainer.com
Editor: Paco Arias. Entrenador Nacional
E-mail: pacoarias@futboltrainer.com